domingo, 21 de octubre de 2018

Un cole “emocionante” (3 años)

Hace ya casi dos meses que comenzamos esta nueva andadura en el cole de mayores. Somos nuevos, y los más pequeños del Sanra, y a lo largo de estas semanas hemos ido conociendo nuestro aula, las diferentes instalaciones (comedor, gimnasio, permanencia, patio, aula de música…), los profesores, los nuevos compañeros, las rutinas de cada día… pero poco nos vamos integrando en este gran colegio.
Nada más entrar en la que iba a ser nuestra nueva aula, nos encontramos con que estaba decorada como si hubiera una fiesta, estaba llena de banderines, globos, música, luces y muchas pompas de jabón. Todo esto hizo que nuestros primeros días fueran mucho más fáciles y divertidos.
Poco tiempo después comenzamos nuestra primera aventura “Un cole emocionante” donde descubrimos al Monstruo de Colores, un cuento de Anna Llenas que os dejamos a continuación por si no lo conocéis.


También hemos aprendido la canción del Monstruo de Colores que nos hizo llegar el papá de Elena. Nos encanta bailar al tiempo que la cantamos.


Una vez que conocimos a este simpático personaje, fuimos desgranando algunas de las emociones. Primero, releíamos el cuento para detenernos en una de las emociones. Entonces aparecía el monstruo y nosotros lo decorábamos con distintas técnicas: pegamos gomets, rasgamos y pegamos papelitos, estampamos con esponjas o pegamos trocitos de lana. La verdad es que han quedado muy favorecidos.


En otro momento y con el fin de tener bien ordenadas nuestras emociones, al igual que hacía el monstruo de las emociones, construimos nuestras propias botellas que llenamos de bolitas de papel de seda, al tiempo que mejorábamos nuestra motricidad fina. 


También hemos descubierto que la música puede transmitir emociones y además, sabemos asociar cada música a la emoción que genera. ¿Crees que serás capaz de hacerlo tú también?

   
   

Otra de las actividades que hemos hecho es expresar las emociones con nuestro rostro y para acordarnos hemos hecho un globo con cada expresión para colocarlo con su monstruo correspondiente. Así nos ha quedado el corcho de la clase una vez terminado.


En esto de las emociones, es muy importante saber cómo se sienten los demás, por eso hemos hecho unos pequeños murales en los que hemos clasificado imágenes de acuerdo a la emoción que expresaban. Una vez terminados, los hemos colocado en el rincón de exposición, junto a todas las cosas que hemos ido trayendo al cole.



Y por supuesto hemos jugado con el dado de las emociones; mostrando la emoción que nos indicaba el dado, o en la pizarra digital intentando acertar la emoción que sentía el personaje que aparecía en la imagen. 


Ahora tenemos muy claro cómo nos sentimos y podemos entender mejor cómo se sienten los demás. Estas son algunas de las situaciones que nos hacen sentir…

Alegría
   Cuando voy al parque de bolas
   Cuando me visto de princesa
   Cuando voy al parque con mi mami y mi hermanito
   Cuando juego con papá y mamá
   Cuando voy a la feria

Tristeza
   Cuando mi abuelo me pidió que cambiara mi sitio en el tren
   Cuando mi hermano me empuja
   Cuando me regaña papá
   Cuando me pega un amigo
   Cuando me hago una herida

Rabia
   Cuando me pega un niño en el patio
   Cuando se enfada mi abuelito
   Cuando me regaña papá y mamá
   Cuando mi mamá no me deja ir al parque
   Cuando vamos al patio, porque quiero ir al tobogán amarillo que es de mayores

Miedo
   Cuando estoy en la oscuridad
   Cuando escucho un ruido
   Cuando voy al parque porque hay monstruos
   Cuando el monstruo negro me asusta

Y como ya lo tenemos tan claro, podemos usar nuestro “emocionario” en el que todas las mañanas colocaremos nuestra foto en la emoción que estemos sintiendo en ese momento.

jueves, 18 de octubre de 2018

Estrechando lazos

Todos los años, cuando comenzamos el curso, nos gusta dedicar un día para conocernos mejor y hacerlo de forma divertida. Para ello nos fuimos a una finca situada en Guadarrama,  y allí formamos grupos con compañeros procedentes de todas las clases para hacer un montón de juegos muy divertidos. También pudimos observar cómo el otoño había comenzado con las primeras hojas que caídas, las castañas, algunas piñas…
Tanto disfrutamos y con tanta intensidad, que el viaje de vuelta muchos de nosotros nos quedamos dormidos.
Un gran día de convivencia que merece la pena volver a disfrutar.


domingo, 7 de octubre de 2018

Pensando con el cerebro (5 años)

En esta ocasión nuestra investigación se ha centrado en el cerebro. Sabíamos que era importante, que tiene mucho que ver con nuestras emociones y recuerdos pero queríamos saber más.
Por eso, en esta ocasión hemos realizado una rutina de pensamiento: “VEO, PIENSO, ME PREGUNTO”
Para ello nos hemos sentado alrededor de dos cerebros pequeños, y hemos puesto el nuestro a funcionar.


Os dejamos algunas de nuestras reflexiones:


¿Qué veo?


¿Qué pienso?

¿Qué me pregunto?
-Raíles
-El cerebro
-Rayas
-Grietas
-Piel
-Algo blando
-Algo rosa
-Agujeros
-Pienso que tiene grasa
-Pienso que va a estar frio
-Pienso que ha estado en la nevera
-Pienso que es carne

-¿Qué tendrá dentro?
-¿Hay sangre dentro?
-¿Tendrá recuerdos? ¿Puedo verlos?
-Para qué sirven esas rayas
-¿Tiene huesos?
-¿De qué animal es?
-¿Quién lo habrá cazado?
-¿Por qué está inflado?
-¿Cómo se sujeta en la cabeza?
-¿Para qué necesita la sangre?
-¿Dónde está la puerta por la que entran los recuerdos?
-¿Por qué huele tan mal?



Después de la reflexión pudimos tenerlo en nuestras manos. Así fue la experiencia.


Y para terminar os dejamos los trabajos que hicimos sobre el cerebro:



No nos podemos despedir sin compartir la canción del cerebro que tanto nos gusta. (Aunque a algunos no nos deja dormir)

lunes, 1 de octubre de 2018

El corazón (5 años)

Durante nuestra aventura por el cuerpo humano hemos encontrado el músculo más importante de todos, el corazón.  Es tan importante que tiene una caja que lo protege, formada por las costillas, la caja torácica. Ahora sabemos la función tan importante que cumple, bombeando la sangre por todo el cuerpo para llevar el oxígeno a todas partes.
Hemos aprendido a escucharlo con el fonendoscopio, pero… nuestro interés era demasiado para quedarnos ahí…

Por eso, una mañana, llegó  a nuestra clase un corazón de verdad, pero de cerdo, que para nuestra sorpresa ¡se puede comprar en la carnicería!

Hemos tenido tanta suerte que nuestra profe Francesca, que sabe mucho de medicina, nos ha enseñado cómo es por dentro y cómo funciona. Hemos podido tocarlo, olerlo, meter los dedos en las aurículas y comprobar como la sangre pasa de un lado a otro. La experiencia nos ha fascinado. No hemos dudado en experimentar, todos y todas nos hemos atrevido a tenerlo entre las manos…

Además muchos de nosotros estamos trayendo a clase unos libros y juegos fascinantes sobre el cuerpo humano, con los que disfrutamos investigando.



Pronto os contaremos más cosas, esto no se queda aquí. Seguimos deseando descubrir más sobre nuestro propio cuerpo. Pero de momento os dejamos también una de las canciones que escuchamos para entender cómo funciona nuestro corazón.


¡Hasta pronto!