jueves, 22 de junio de 2017

Último día de clase

Por fin llegaron las vacaciones y el último día de clase. Este curso no hemos podido celebrar la ya tradicional batalla de agua debido a la sequía, pero hemos disfrutado igualmente realizando diferentes juegos en el patio.
Lo que más nos ha gustado ha sido hacer pompas de jabón. Aquí tenéis una pequeña muestra de lo bien que nos lo hemos pasado.


miércoles, 21 de junio de 2017

Coro de las Emociones

A lo largo de todo el curso hemos realizado diferentes actividades relacionadas con el proyecto “Educación Responsable”. Hoy le ha tocado el turno al “Coro de las Emociones”, y los niños de tres años, 3º de Primaria A y 4º de la ESO, nos han deleitado al resto de Infantil y Primaria con sus bonitas canciones.
Aquí tenéis una muestra de una de ellas.

martes, 20 de junio de 2017

La aventura pirata II (4 años)

Hace ya algunas semanas que os contamos algunas cosas del proyecto de los piratas, y ahora ha llegado el momento de terminar de narraros cómo termina toda esta historia.
Como nuestra intención era convertirnos en verdaderos piratas, hemos trabajado muy duro para conseguirlo, realizando todas las misiones que se nos han propuesto y disfrutando de un montón de actividades muy divertidas que hemos ido realizando.

Uno de los días, con nuestros compañeros de 1º de Primaria, escuchamos la historia de otro gran pirata “El pirata Alpargata”, con el que además de disfrutar de sus aventuras pudimos trabajar contenidos como el concepto de tiempo: “antes y después”. Pulsando sobre la bandera, podréis leer este extraordinario cuento.

También hemos elaborado nuestro barco personal con tapones de corcho, un palo de brocheta por mástil y por su puesto sus velas.


Y… ¿qué es un pirata sin su catalejo? Con el cartón del rollo de papel higiénico, papeles de colores y gomets, pudimos elaborar un bonito catalejo que nos permitirá avistar barcos e islas llenas de tesoros.



Pudimos dirigir nuestro propio barco pirata hasta llegar al cofre del tesoro, al tiempo que esquivábamos bombas y trabajábamos la lateralidad, el razonamiento espacial y la resolución de problemas, a través de la iniciación a la robótica con el programa Scratch.


Para poder surcar los mares en nuestro barco era necesario que cada uno supiéramos cuál sería nuestra función dentro del mismo. Así habría marineros que se encargarían de las velas más altas y para ello utilizarían las cuerdas más largas; otros se encargarían de las más bajas y usarían las más cortas; los cocineros deberían distinguir muy bien mañana, tarde y noche para elaborar la comida; los vigías gritarían con voz aguda o grave; los encargados de los tesoros deberían seleccionar los mejores diamantes con forma de rombo; los encargados del cuaderno de bitácora deberían saber muy bien qué ocurrió antes y qué después… Con todas estas tareas claras, nos pusimos a colorear dibujos sobre piratas para decorar la portada de nuestros trabajos de este trimestre.

A lo largo de todo el proyecto hemos ido trayendo al cole diferentes objetos relacionados con los piratas (juguetes, disfraces, cuentos…) con los que hemos hecho un rincón de exposición sobre el tema.
No podía faltar una canción y una poesía sobre los piratas, por eso hemos aprendido la canción “El pirata Barbanegra” (La pandilla de Drilo) y la poesía “Un pirata se ha perdido”, podéis disfrutar viéndonos cantarla y recitarla.


Por fin llegó el día tan esperado, el día en el que viviríamos nuestra propia aventura, junto a nuestros compañeros de 1º, y nos convertiríamos en piratas de verdad. Nuestra misión consistía en llegar hasta la isla y encontrar el tesoro, pero antes tuvimos que atravesar ríos infestados de cocodrilos, agujeros que te llevaban a otro mundo, conseguir nuestro propio barco y llegar hasta la isla, donde encontramos el tesoro, que nos convirtió en piratas como acredita nuestro título o diploma.

Ya tan sólo quedaba celebrarlo. Para ello, hicimos una fiesta en la que aprendimos a hacer limonada como la que llevaban los piratas buenos en su barco. Además de disfrutar de esta bebida refrescante, pudimos cantar y bailar hasta caer rendidos.


¡HASTA LA PRÓXIMA BUCANEROS!! 

Desde aquí queremos agradecer a Diana todo su esfuerzo y trabajo en "La aventura pirata". ¡BUEN TRABAJO!

El marinero W (5 años)

Está llegando el final de curso y ahora sí que sí, podemos decir que hemos aprendido todas las letras del abecedario. Como no podía ser de otra manera, terminamos con la letra W.
Un día el panadero P, la señora de la montaña M y sus dos hijas gemelas N, Ñ decidieron salir de excursión. Prepararon todo lo necesario sin olvidarse los bañadores, las toallas y la tienda de campaña. Con mucho cuidado colocaron las maletas sobre un precioso burrito que habían comprado y todos felices emprendieron el camino deseosos de llegar y disfrutar del Sol y la playa.
El viaje resulto muy divertido, las niñas corrieron delante de sus padres y jugaron muchísimo, pero pronto se sintieron cansadas y tuvieron que montar en el burrito. Cuando estaban llegando, vieron una casita pequeña, hecha de madera rodeada con un huerto. Allí vivía alguien que ellos no conocían, siguieron andando y vieron un barco bastante grande anclado en el agua y, por la playa unas redes de pescar.
Al lado de la casa había una persona sentada tranquilamente. ¡Parecía el camarero V dando el brazo a otro camarero igualito que él! ¡Qué raro ¿Tendría un hermano que ellos no conocían? Se acercaron con cuidado y el señor desconocido se levantó, todos se saludaron con amabilidad y resulto que era solo un personaje, que les contó que era marinero y pescador, y que sintió la necesidad de conocer otros lugares y comenzó el viaje que le había llevado hasta allí.
Le gustó tanto el paisaje, la paz y la tranquilidad del lugar que decidió quedarse algún tiempo. Construyo la casa y creo el huerto donde cultivar lechugas, berzas, acelgas, tomates, pimientos, calabazas, pepinos, fresas, melones y sandias.
El panadero P y su familia estaban entusiasmados con su nuevo amigo, el marinero W, que les invito a pasar unos días juntos. Durante estos días aprendieron cosas del país del marinero y se hicieron grandes amigos. En agradecimiento le invitaron a conocer a todos los habitantes del País de las Letras, incluso a los reyes que se interesaron mucho por todo aquello que les contó: la vida de los pescadores y los marineros. Al igual que el resto de las letras al marinero W le gustó la idea de ponerse con la familia real a ver como sonaba.


Cuando el marinero W habla con el rey U, suena WU.
Cuando el marinero W habla con la reina A, suena WA.
Cuando el marinero W habla con la princesa O, suena WO.
Cuando el marinero W habla con la princesa I, suena WI.
Cuando el marinero W habla con el príncipe E, suena WE.


Para que a vosotros tampoco se os olvide la historia del marinero W, os dejamos el cuento y la canción y así podréis recordar la historia siempre que queráis.


A nosotros nos ha gustado mucho escuchar todas las historias del marinero W, además hemos dicho y buscado palabras con W  en los cuentos, la hemos hecho con plasti… y nos lo hemos pasado genial.

lunes, 19 de junio de 2017

La pequeña X (5 años)

Por fin llegó el momento de conocer a la hermana de la S.
Todavía no se había marchado el circo y empezó la feria, así que el ruido en el país de las letras era terrible. Con tanto ruido, la señorita S no era capaz de conseguir silencio, por eso el rey U muy enfadado decidió que le ayudara la hermana pequeña de la señorita S, que además de hablar casi igual, era muy mandona. Aun así, no fueron capaces de que hubiera silencio, pero al señor estudioso se le ocurrió que podían poner unos altavoces más grandes que los de la feria y darles un micrófono, de esta manera todo el mundo podría escucharlas. Así lo hicieron y funcionó tan bien, que los reyes pensaron que se habían quedado sordos.
Desde ese momento la señorita S y su hermana la pequeña X, se turnaban para recordar a todos, que no podían hacer demasiado ruido para dejar trabajar o descansar a los que tuvieran que hacerlo.

Aquí podemos ver otra vez el vídeo de la pequeña X:


Después de escuchar la historia, hemos visto y escuchado la canción, hemos jugado a decir palabras con x y nos hemos dado cuenta que hay muy poquitas y nos ha costado pensarlas. También hemos repasado el trazo en la pizarra digital.


Nos ha encantado cantar y bailar la canción:

Ahora que ya conocemos a la pequeña X, podemos leer nuevas palabras porque la x también habla con la Familia Real:


Cuando el tesorero X habla con el rey U, suena xu.
Cuando el tesorero X habla con la reina A, suena xa.
Cuando el tesorero X habla con la princesa I, suena xi.
Cuando el tesorero X habla con la princesa O, suena xo.
Cuando el tesorero X habla con el príncipe E, suena xe.


Para practicar en casa nuestras profes nos han dejado la siguiente ficha de lectura:

Y también podemos practicar en casa la escritura de la x en pauta con la siguiente  ficha:

Os dejamos unas fotos para que veáis como trabajamos y aprendemos con la pequeña  “X”.

domingo, 11 de junio de 2017

La bibliotecaria G (5 años)

Se acaba el curso y con ello el conocer a todos los personajes del País de las Letras. Ya nos van quedando muy poquitos. En estas semanas hemos estado conociendo a la bibliotecaria G, que habla de tres maneras distintas, ya que los príncipes I y E, como ya sabéis son algo traviesos.
La bibliotecaria G es una gran aficionada a dar largos paseos por el campo con su gato. Un día de invierno con mucho sol, la bibliotecaria G se colocó su bufanda y su gorro, cogió a su gato y comenzó a pasear y pasear por el campo, se sentó a descansar y a leer su libro preferido, mientras su gato estaba jugando con todo lo que encontraba. El sol fue escondiéndose y el gato cansado, se sentó sin dejar de mirarse la punta de la cola. De repente, esta se encendió como una bombilla. El gato no se quejó, pero siguió dando vueltas y más vueltas hasta que la bibliotecaria G le quito aquello que alumbraba en su cola, y era nada más y nada menos que un gusano de luz o una luciérnaga. Así mirando los saltos de la luciérnaga, estaban tan divertidos que la bibliotecaria G no se dio cuenta de que seguía sentada en el campo y se estaba enfriando. Cuando llego a casa le dolía mucho la garganta y casi no podía hablar. La doctora T le dijo que se había enfriado y que no podría volver a gritar como antes.
De nuevo volvió a salir a pasear por el campo, persiguiendo a su gato que iba con la luciérnaga en dirección al País de los Gigantes, grito para avisarles, con tan mala suerte que despertó al mago Catapún, que le envió su sire helado y de nuevo a la bibliotecaria G le dolió mucho la garganta y de nuevo la doctora T le dijo que estaba muy enferma y que no debería gritar.
Cuando los reyes la contrataron para que cuidase de los príncipes y les contase hermosas historias, pensó que no tendría problemas con la A, la U y la O, pero que con la E y la I no podría estar sola, así que le explico su situación al rey, que le contestó: “iras sola con la A, O y conmigo, la U, pero cuando tengas que estar con la I y E, yo estaré con vosotros. Me colocare en el medio leyendo el periódico y no diré nada, si van conmigo no se atreverán a hacer travesuras y podrás hablar sin gritar”.

Hemos pensado y dicho y escrito algunas palabras con G y ahora que ya conocemos a la bibliotecaria G podemos leer nuevas palabras porque la G también acompaña a todos los miembros de la Familia Real:

Cuando la bibliotecaria G habla con el rey U, suena gu.
Cuando la bibliotecaria G habla con la reina A, suena ga.
Cuando la bibliotecaria G habla con la princesa O, suena go.
Cuando la bibliotecaria G habla con la princesa I, suena gui.
Cuando la bibliotecaria G habla con el príncipe E, suena gue.



Aquí podemos ver el cuento de la bibliotecaria G con su gusano y su gato:

A continuación, os dejamos la canción, para los más atrevidos en echarse un baile, como lo hemos hecho nosotros en el cole.



Saliendo de camino, toda la familia real, hacia la biblioteca, el rey u se colocó en medio, para que se portasen bien el príncipe E y la princesa I. Aquel día no le habían llevado el periódico a casa; así que al pasar por el quiosco, dejo a los príncipes con la bibliotecaria G. No hizo más que desaparecer el rey U, cuando el príncipe E ya estaba subiéndose al primer árbol que encontró. La bibliotecaria G se asustó y aunque le dolía la garganta comenzó a gritar, mientras la princesa I metió los pies en el rio y comenzó a saltar como una loca, ¡Que catarro iba a coger! Y grito de nuevo.
Cuando los príncipes vieron que regresaba el rey U, volvieron muy formalitos como si no hubieran hecho nada de nada. El rey les pregunto si habían sido buenos, y como siempre decían la verdad, le contaron que se habían portado mal y la bibliotecaria G había tenido que gritar.   
El señor estudioso que dibujaba el cuerpo de todas las letras y anotaba lo que hablaban, se dio cuenta de que, cuando la bibliotecaria G tenía que gritar al príncipe E y a la princesa I, hablaba igual que el jardinero J, así que ¡vaya lío!

Recordad, cuando la bibliotecaria G va sola con la I y la E, grita diciendo GE, GI. Hasta que seáis mayores, siempre que tengáis que escribir palabras como gemelo, general, gigante, etc, tendréis que preguntar a vuestras profes o papás, cómo se escriben, si con el jardinero J o con la bibliotecaria G.

Os dejamos el cuento y la canción para que recordéis la historia.
  

Y al día siguiente otra historia, estos príncipes son más traviesos de lo que pensábamos. Cuando estaban esperando en el jardín al rey U, el príncipe E y la princesa I fueron a buscar al elefante. No se les ocurrió otra cosa que ponerle en la trompa el erizo y la iguana. ¡Qué carrera emprendió el elefante, no había quien le parase! Llego cerca de la bibliotecaria G, la cogió con la trompa y la sentó junto a los dos pequeños animales. Al volverse, muerta de miedo, vio que también estaban sentado los príncipes I y E. En cuanto el elefante se agotó, se paró y todos cayeron rodando uno detrás de otro, justo en ese momento llegó el rey U, se disculpó con la bibliotecaria G, cogió a los diablillos de sus hijos y les dio una buena regañina.
¡Nunca os dejare solos con la bibliotecaria G! - otra vez está afónica. Volvieron a salir de paseo, pero todos iban muy serios, nadie decía nada, ellos ya se habían olvidado de la travesura y no entendían porque esas caras, así que iban tan, tan aburridos que se les ocurrió coger piedrecitas del jardín, y despacito, sin que se dieran cuanta los mayores, comenzaron a tirárselas el uno al otro. Al principio eran pequeñas y lo habían muy despacio, las tiraban poco altas y solo caían encima de ellos, y como eran tan pequeñas no les hacía daño, pero enseguida se fueron animando y las piedras eran cada vez más grandes, al final terminaron tirándolas a lo alto para que cayesen a modo de lluvia. Al hacer ruido, el rey U miró hacia arriba, a la bibliotecaria G y ambos miraron a los príncipes. ¡Que susto! Todos gritaron, incluido el rey U, que nunca hablaba cuando iba con ellos, porque veía  que las piedras le iban a caer encima. Volvieron a gritar cuando vieron que otras dos piedras cayeron encima de los hombros del rey U.
El señor estudioso se frotó las manos de emoción ¡Ya tenía los sonidos que le faltaban! Ahora podría decir palabras como cigüeña, agüita, paragüitas… y así dibujo las letras que le faltaban, con las piedrecitas encima del rey U, GÜE- GÜI.

Y ahora el cuento y la canción para que no se os olvide, que el rey U también habla cuando va con los príncipes traviesos.

Nos lo hemos pasado genial con las historias de la bibliotecaria G y los príncipes, además hemos aprendido a escribir un montón de palabras y para que no se nos olvide, nuestras profes nos las han pintado en la cara.


Para practicar en casa, nuestras profes nos han dejado la siguiente ficha de lectura:
Os dejamos unos enlaces de vídeos que trabajan la letra G.
  

lunes, 5 de junio de 2017

La aventura pirata I (4 años)

A primeros de mayo comenzamos la última aventura de este curso, que en este caso gira en torno a los piratas y que estamos viviendo junto a nuestros compañeros de 1º de Primaria.
Tiempo atrás, nuestra profe Diana, había realizado con nosotros una lluvia de ideas para exponer entre todos, las cosas que sabíamos de los piratas y las cosas que nos gustaría saber.

Y sin esperárnoslo, un día entramos en clase y nos encontramos un mapa del tesoro gigante, una bandera pirata, un cañón, un cofre del tesoro y…
…un pirata de verdad, llamado Malaláctea, que nos habló de sus aventuras y nos explicó muchas cosas, además de invitarnos a ser piratas buenos como él. Para ello, tendríamos que cumplir una serie de misiones que nos iría enviando y que nosotros estábamos dispuestos a llevar a cabo sin pensárnoslo dos veces, con tal de ser piratas.
Una de las primeras misiones a la que nos enfrentamos, fue nuestra “iniciación pirata” en la que tuvimos que atravesar un bravo mar repitiendo las siguientes palabras:
“Delante proa, detrás popa, izquierda babor, derecha estribor y quien no se lo sepa, al tiburón”.
Para ser la primera misión, no solo resultó muy fácil, sino que además fue muy divertida.

No hay pirata que se precie que no tenga su nombre de pirata, por lo tanto nos pusimos a pensar nombres para después repartírnoslos. Surgieron nombres temibles y alguno que otro simpático:
                              Barba Azul                                      Mala Sombra
        Mala Uva                          Cuerpín                                        Dragón
                                Barba Colorines                      Fantasmín                       Esqueletina
Terrible
También hemos elaborado nuevas llaves, relacionadas con el mundo pirata, para poder entrar en los rincones. En ellas pudimos copiar el nombre que anteriormente habíamos elegido.

Y qué mejor forma de estrenar nuestras nuevas llaves que realizando una sesión de rincones relacionada con el tema, en los que volvimos a copiar nuestro nombre de pirata, trabajamos el número 6 con gorros pirata, jugamos a ser piratas…

Por otro lado, elaboramos las normas que como buenos piratas, debíamos respetar en todo momento en nuestro barco. Además, las numeramos y cada día lanzamos un dado para saber qué norma será la que mejor debemos cumplir.

El pirata Malaláctea nos habló de los animales del mar, pero fueron nuestros compañeros de 1º de Primaria los que investigaron sobre algunos de ellos y nos lo contaron con todo lujo de detalles, ayudados de unos murales que ellos mismos habían elaborado. Para finalizar esta actividad terminamos jugando al dominó con los animales del mar.

Una de las misiones más difíciles que nos encomendó nuestro amigo el pirata, fue construir nuestro propio barco. Para esta misión necesitaríamos mucha ayuda, empezando por nuestros profes que se encargaron de fabricar el casco, que tuvimos que pintar, no sin antes investigar qué colores debíamos mezclar para obtener el color marrón.



Ahora que teníamos el casco del barco, era necesario hacer la vela, la cofa, los cañones, las ventanas del camarote, la bandera… Para conseguir hacer todo esto, pedimos ayuda a nuestras familias, que una tarde de viernes se presentaron en el colegio y nos ayudaron con todo este trabajo.


Al igual que investigamos cómo obtener el color marrón, a lo largo del curso hemos descubierto cómo obtener otros colores. En esta ocasión fuimos nosotros los encargados de dejar boquiabiertos a nuestros compañeros de 1º, al ver como surgían los nuevos colores utilizando formas muy divertidas.
Otra actividad que hemos tenido que preparar, junto a nuestros compañeros de 1º, han sido las provisiones de nuestro barco. Sabemos que los piratas llevaban sacos de una especie de galletas que por cierto estaban muy duras. Nosotros hemos elaborado galletas con forma de calavera pirata. Seguro que están mucho más ricas que las que ellos comían.

La aventura continúa, os seguiremos contando.